Un día en Machu Picchu que recordaríamos por siempre (1972)

Un día en Machu Picchu que recordaríamos por siempre (1972)

En la última etapa de nuestro viaje suramericano arribamos a Cusco, la antigua capital del imperio Incaico. Allí disfrutamos de una amable acogida en el Colegio La Salle, muy en particular del Hermano Ludolfo, un religioso que no sólo nos atendió con aprecio, sino que compartió momentos de mucha cercanía con nosotros. Él nos facilitó conseguir boletos para abordar un tren de mañanita que nos llevaría, durante un recorrido de varias horas bordeando el río Urubamba, hasta la legendaria ciudadela Inca de Machu Picchu.

Era una época en la que el turismo no colmaba este tipo de sitios arqueológicos, por lo que pudimos recorrerla de palmo a palmo, eligiendo la ruta que nos pareció más conveniente. Empezamos leyendo un poco sobre su historia, ante una panorámica impresionante del lugar, para bajar luego por el sector del Torreón hasta la plaza central y escalar, posteriormente, la cumbre del cerro más pequeño. Desde allí contemplamos otra vista memorable de Machu Picchu, declarada hoy como una de las siete maravillas del mundo, y, quizás, la experiencia culmen de nuestra aventura mochilera por Suramérica.

Si usted desea leer más anécdotas como ésta, puede descargar gratuitamente el libro completo Por esos Caminos de Dios: Anecdotario biográfico ilustrado de Gaston de Mézerville Zeller. Descárguelo aquí: http://gamahel.com/libros/